domingo, 15 de julio de 2018

Cae en picado el número de corredores del encierro

La cifra de los corredores en los encierros de los pasados Sanfermines llama a la alerta, ya que ha descendido un 21% el número de mozos que han participado en las ocho carreras de estas fiestas, según las cifras aportadas por el Ayuntamiento de Pamplona.

En su balance de este San Fermín, el consistorio ha informado que 14.110 corredores participaron en el conjunto de los ocho encierros de las fiestas, lo que supone 3.016 menos que el pasado año, es decir, un 21% de descenso, según la web Navarra.com

Se han registrado picos de corredores, eso sí, en el inicio de los festejos, al coincidir las primeras jornadas con fin de semana. Así, el día de mayor asistencia ha sido el sábado 7 de julio, en cuyo encierro con los toros de la ganadería de Puerto de San Lorenzo participaron 2.094 corredores, seguido del celebrado el domingo día 8, con los astados de José Escolar Gil, en el que corrieron 2.014 personas.

Tras esos días, hubo jornadas de descenso, aunque la participación volvió a repuntar en el último encierro, con los toros de Miura, ya que, al coincidir de nuevo con fin de semana, el acto atrajo a corredores de otros lugares, según ha explicado el Ayuntamiento de Pamplona.

En términos generales, se puede considerar que ha habido un descenso del número de corredores con respecto al de otros años, si bien conviene señalar, en opinión del consistorio, que esta bajada en el conteo puede haber sido influenciada en parte por un ligero cambio de criterio en la técnica de recuento, al estar delimitados los márgenes de las zonas a contar de manera más restrictiva que en años anteriores.

sábado, 14 de julio de 2018

Decepción con los Miura para cerrar la feria del Toro

Terminó la Feria del Toro de San Fermín 2018 este sábado 14 de julio con una decepcionante corrida de Miura. El mítico hierro de Zahariche lidió cinco toros, pues una se lastimó durante el apartado. En su lugar se lidió un toro de Fuente Ymbro, pasado de kilos y masacrado en el caballo.

Los de Miura fueron desiguales de presencia y la corrida no pasará a la historia. Tuvieron un comportamiento clásico en cuanto al estilo de la ganadería, pero sacaron en muchos momentos lo más negativo, según la web de  Navarra.com

Buscaron al torero, se quedaron cortos en la muleta, siempre con la cabeza por arriba, con peligro y sentido. Los tres diestros trataron en todo momento de amoldar las embestidas, pero después del caballo las complicaciones se acrecentaron en casi todos los toros.

Rafaelillo lidió muy bien el primero, exigente y sin humillar. Estuvo mucho peor con el cuarto, el de Fuente Ymbro, al que dio una lidia equivocada y prácticamente fulminó en el caballo.

Lo intentó Rubén Pinar, sobre todo con el quinto, un toro feo e impropio de Pamplona. Pudo cortar una oreja, pero la petición no fue mayoritaria. Poco que reseñar de la faena, salvo el interés permanente del diestro por sacar de donde no había.

Con inmensas ganas se vio a Pepe Moral con el primero de su lote, un toro andarín, que gazapeaba y al que trató de exprimir con las dificultades que planteaba.

Cinco toros de Miura: Muy desigual de presentación, sin humillar y complicado el primero; sacó sentido el segundo; exigente y gazapón el tercero; alejado de un toro de Miura el quinto; imposible el sexto. Uno Fuente Ymbro (cuarto): atacado de kilos y fusilado en el caballo.

Rafaelillo, de turquesa y oro: silencio y silencio

Rubén Pinar, de naranja y oro: palmas y vuelta al ruedo.

Pepe Moral, de grana y oro: ovación y silencio.

Presidencia: a cargo de Aritz Romeo (Bildu), asesorado por Josetxo Gimeno y Jesús María de Andrés (veterinario). Cumplió correctamente su cometido. La petición de la oreja en el quinto para Rubén Pinar no fue mayoritaria. Incidencias: Lleno en Pamplona para la última de Feria del Toro en tarde de mucho calor.

Un mozo ensartado por el pañuelo y la camiseta ante los Miura

Octavo y último encierro de San Fermín 2018 en este 14 de julio de 2018 con unos toros de Miura que han volado por el recorrido en 2 minutos 13 segundos, el encierro más rápido de San Fermín 2018.

El momento de mayor peligro se ha vivido en el acceso al callejón, cuando uno de los toros castaños de Miura ha ensartado a uno de los mozos por el pañuelo y la camiseta en la zona vallada de Telefónica. Desde ese momento lo ha arrastrado más de 50 metros hasta justo el interior del callejón, momento en el que la prenda se ha roto.

La imagen ha sido de auténtico pánico, ya que el corredor no podía soltarse y se le veía con dificultades para respirar por la presión del pañuelo contra su cuello, según la web Navarra.com

Por el momento, los servicios médicos no han informado de heridos por asta, pero sí de 7 trasladados hasta los centros médicos. Es posible que este corredor haya podido ser atendido en el interior de la plaza de toros.

 La manada ha corrido muy hermanada desde la salida de Santo Domingo, con algún cabestro por delante, pero pronto han sido los toros los que han impuesto su ritmo. Al estilo de Miura, sin derrotes y con mucha nobleza cuando van hermanados, los toros se han abierto paso hasta llegar a la curva de Mercaderes, donde han golpeado de manera violenta.

Estafeta ha sido académica, con una velocidad extraordinaria y la búsqueda de espacio entre los mozos. Un encierro vertiginoso.

viernes, 13 de julio de 2018

Seis orejas y salida a hombros de Padilla y Roca Rey

La plaza estalló cuando Padilla hundió la espada en el primero y cayeron las dos orejas, como en una forma de asegurar que la puerta grande y el final feliz de la película quedaba garantizada. Padilla brindó el primer toro a la plaza y el segundo a la Casa de Misericordia. Visitó de blanco y oro con la faja roja, de auténtico pamplonica.

Besó el suelo y tomó la arena con la mano, ondeó banderas piratas, dios dos vueltas al ruedo y salió a hombros entre uno de los mayores clamores que se recuerdan en Pamplona, con una multitud esperando en el exterior del coso para recibirle extasiada, según la web Navarra.com

Se acabó la historia de Padilla entre abrazos con Roca Rey, el torero que coge el testigo, el torero que emociona, que rompe moldes y ha terminado por arrasar en la feria con seis orejas en sus dos tardes.

Los dos salieron a hombros por merecimientos bien distintos, pero los dos significan la honestidad y el valor del torero, la grandeza y la personalidad de una mundo que llena plazas y arrastra a la emoción a quiénes los siguen.

Seis toros de Jandilla: noble y encastado el primero, enrazado segundo; complicado encastado el tercero; aplaudido en el arrastre el enclasado cuarto, noble y con motor el quinto, más complicado el sexto.

Padilla, de blanco y oro con fajín rojo: dos orejas y oreja.

Cayetano, de turquesa y oro: ovación y oreja.

Roca Rey, plomo y plata: oreja y dos orejas.

Presidencia: a cargo de Enrique Maya (UPN), asesorado por Fernando Moreno y Rosa Loranca (veterinaria). Incidencias: lleno de no hay billetes en Pamplona. Roca Rey fue atendido en la enfermería después del tercero de la tarde por un varetazo en el muslo y glúteo derecho con gran hematoma.

Un herido por asta de toro con los Jandilla en Pamplona

El séptimo encierro de San Fermín 2018 con toros de Jandilla se ha corrido este viernes 13 de julio en 2 minutos y 23 segundos con una espectacular cogida en la plaza del Ayuntamiento.

Uno de los toros negros de Jandilla, de nombre Incauto, ha tomado la delantera en Santo Domingo y ha embestido contra el vallado de Casa Seminario. En ese momento ha zarandeado a un corredor, al que ha arrastrado unos metros enganchado por la faja, prenda que se ha llevado luego en el cuerno hasta entrar en Mercaderes.

El mozo tiene una herida por asta en la parte alta del brazo, cerca de la axila. Se trata del segundo corneado de San Fermín después del cogido el pasado 7 de julio con toros del Puerto de San Lorenzo, según la web Navarra.com

Este mismo toro ha arrollado y empotrado a otro corredor en la curva de mercaderes, con la suerte de que ha sido con el lomo y las heridas han quedado en el golpe y el terrible susto. El corredor ha quedado junto al vallado de la curva, mientras la manada pasaba a su lado y sin hacer por él.

A partir de ese momento la manada ha corrido muy hermanada por la calle Estafeta, aunque poco a poco se ha estirado hasta quedar dos toros algo más rezagados. La cabeza de la manada ha entrado a la plaza por debajo de dos minutos, aunque los dos toros mencionado han retrasado el tiempo de la carrera.

jueves, 12 de julio de 2018

Pepín Liria sobrevive a la cogida y se lleva la oreja en Pamplona

Vayan por delante mis disculpas al feminismo extremo al que le disgustara el titular de esta crónica, pero existen pocas maneras de expresar mejor lo ocurrido en la plaza de Pamplona en la sexta de la Feria del Toro.

Tampoco es probable que lean el texto, andan confiscando chapas, pero por si acaso espero que no enloquezcan al encontrar un texto libre. Y encima sobre toros. ¡A la hoguera!. Los cojones de Pepín, sí. La pelotas de Pepín. El torero de los noventa. El torero de Pamplona.  10 años después.

El cuarto de la tarde era un hermoso cinqueño. 605 kilos de casta entregada. Pepín trabajaba por someter al toro cuando lo desarmó, ya mucho más rajado y en plena pelea defensiva, según la web Navarra.com

Con un desplante de rodillas y de espaldas apareció traidora la arremetida del toro, que lo lanzó y volteó como a un muñeco, como a una pelota de playa que pasa de mano en mano, de pitón a pitón. Cayó con la frente, sonó casi el golpe en la plaza.

Seis toros de Victoriano del Río: con movilidad y encastado el primero; con genio el segundo, feo y desclasado el tercero; encastado el cuarto hasta que se rajó; desrazado aunque noble el quinto, vacío el sexto.

Pepín Liria, de blanco y oro: silencio y oreja.

El Juli, de marino y oro: silencio y ovación.

Ginés Marín, de plomo y oro: silencio y silencio.

Presidencia: Iñaki Cabasés (Geroa Bai-PNV) asesorado por Josetxo Gimeno y Fernando Moreno. Fue muy protestado por no conceder la segunda oreja a Pepín Liria y una al quinto de la tarde para El Juli.  Incidencias: lleno absoluto en la plaza de Pamplona. Gran ambiente.

Los Victoriano del Río vuelan en la matinal de San Fermín

El sexto encierro de los Sanfermines de 2018 se ha corrido este jueves 12 de julio con toros de Victoriano del Río, que han hecho un tiempo de 2 minutos y 20 segundos, una marca muy similar a sus últimas comparecencias y con un estilo de encierro muy similar: velocidad y mozos arrollados.

Hasta en seis ocasiones los toros se han quitado de encima con la testuz o la pala de los cuernos a los corredores, tanto en Estafeta como en la zona vallada de Telefónica, según la web Navarra.com

Ha sido en ese último punto donde se ha producido el momento de mayor peligro, cuando dos de los toros se han abierto hacia la zona derecha del vallado y han empujado a varios mozos ya parados y a los que han golpeado con sus astas. 

Uno de los toros le ha puesto el cuerno en la cabeza a un mozo en unos segundos de dramatismo y pánico, ya que la situación ha terminado en un susto, pero podría haber sido mucho peor.

No hay heridos por asta de toro, pero dos personas han sido trasladadas hasta el Complejo Hospitalario de Navarra. Hay un corredor habitual de Pamplona con un traumatismo craneal y otro con lesiones de menor importancia, pero en todo caso ninguno de ellos se encuentra grave.

miércoles, 11 de julio de 2018

Roca Rey se lleva tres orejas y arrolla con Núñez del Cuvillo

Llegó Roca Rey para arrollar y arrasar en Pamplona. Tres orejas, que por el público pudieron ser cuatro. El peruano regresaba a Pamplona después de la cogida del año pasado, que le dejó sin triunfo y le robó una tarde del calendario de San Fermín.

Ahora, antes del compromiso del día 13 con Padilla y Cayetano, Roca Rey llegaba dispuesto y decidido a demostrar sin ambages que él es el que llena las plazas hoy en día y, lo más importante, por qué las llena, según la web Navarra.com

Valor, técnica, una personalidad arrolladora que conecta con el público al instante, una figura torera y frágil que se expone ante los pitones como si fuera a ser partida en dos en cualquiera de las embestidas, mientras él, impasible, se pasa al toro como un malabarista juega con una pelota.

Roca Rey tuvo ante sí dos toros nobles de Núñez del Cuvillo, aunque ambos carecieron del motor necesario para haber engrandecido aún más sus faenas.

Seis toros de Núñez del Cuvillo: justo de presentación y palmas en el arrastre para el primero, noble el segundo, deslucido el tercero; sin transmisión el cuarto; noble y de calidad el quinto, apagado el sexto.

Antonio Ferrera, de turquesa y oro: ovación y ovación.

Andrés Roca Rey, de blanco y plata: oreja y dos orejas.

Ginés Marín, de grana y oro: silencio y silencio.

Presidencia: a cargo de Gabriel Viedma (UPN), asesorado por Juan Ignacio Ganuza y María Resano como veterinaria.  Correcto. Incidencias: tarde de nuevo lleno en la plaza de Pamplona.